27/4/16

Relato: Querida mamá.

¡Hola! Este es un relato que escribí para un concurso el día de la mujer, espero que os guste y os haga reflexionar un poco, porque a pesar de que hemos avanzado, aún nos falta mucho que lograr para que la sociedad sea justa e igualitaria. No olvidéis de compartir para concienciar y contadme en los comentarios que os ha parecido. Gracias por leer.

RELATO.
Querida mamá:
No sé porque te tuviste que ir tan temprano. Ni siquiera sé cómo ni por qué. Tan solo sé que desapareciste de un día para otro y que papá me dijo, enfadado, que no te volvería a ver.
Lo único que recuerdo con claridad de esa mañana en la que te marchaste son los gritos. Los insultos. Los golpes. A día de hoy, aún resuenan en mi cabeza las palabras de desprecio y asco que papá te dirigía mientras tú metías lo poco que pudiste rescatar en una bolsa
¿Por qué te fuiste mamá?
Aún recuerdo la mirada sombría que te dirigió papá cuando salías de casa. Recuerdo también ver como tu silueta, encorvada, desaparecía tras el umbral de la puerta, alejándose para siempre.
A pesar de que tu marcha ocurrió hace ya muchos años y a pesar de creer que tenía todo esto superado, estas escenas han vuelto a mi cabeza porque hoy han venido a mi instituto a darnos una charla sobre algo que se llama machismo.
Y estoy preocupado, mamá. Porque  veo violencia machista en todos lados.
La hermana tiene un novio. El otro día les pillé discutiendo y el chico le insultaba y le acorralaba contra una esquina de la habitación, intimidándola. La hermana lloraba y parecía que sus sollozos llegarían a escucharse en todo el vecindario. Sin embargo, ni papá ni yo hicimos nada.
Ayer, un compañero de clase amenazó a su novia diciéndole que la iba a dejar porque había hablado con otro chico. Excusó su comportamiento diciendo que era suya y de nadie más.
En casa de José escuché como su hermano, que estaba en la habitación de al lado, le decía a su novia por teléfono que aquel vestido era demasiado corto para ir a la fiesta y que no tenía que ir fardando por ahí de su cuerpo porque luego podrían tocarle o querer algo de ella y sería porque se lo habría buscado.
También me he dado cuenta de que en todos los cuentos que me leías de pequeño y que tanto me fascinaban, las princesas siempre eran débiles y tenían que ser rescatadas por un apuesto príncipe azul, que era fuerte, como deben de ser los hombres.
Hace tiempo que no puedo quedar con mi mejor amiga porque su padre dice que encargarse de limpiar la casa es tarea de mujeres.
Tampoco entiendo por qué a la prima, que lleva varios años en paro, tan solo le preguntan en las entrevistas de trabajo si tiene marido o tiene planes de formar una familia. ¿Por qué interesarse por eso?, ¿dónde quedan los estudios? No lo entiendo, mamá.
En el instituto no dejaron jugar a una chica al fútbol porque según los chicos eso era una cosa de hombres.
Ayer iba por la calle y vi como un hombre le silbó a una chica. Ésta se ruborizó y agachó la cabeza, intimidada, mientras el hombre era vitoreado por sus colegas. Pocas manzanas después, vi a una chica silbarle a un hombre: fue llamada descarada.
Estoy cansado, mamá. Y también tengo miedo.
Cansado de las críticas. Cansado de que os traten a todas como si fuerais inferiores. Cansado de estas conductas. Cansado de la forma de pensar de la sociedad. Cansado de que no os sintáis seguras en la calle y de que, por la noche, no dejéis de mirar atrás por miedo de lo que os pueda pasar. Cansado de que decidan por ti. Por vosotras. De que controlen vuestras vidas hasta tal punto de cohibiros de vivirlas.
Miedo de que esto vaya a más. Miedo de que esta corriente siga fluyendo y nunca se pare. Miedo de que nunca se solucione.
Espero que, cuando leas la carta (si es que la llegas a leer) todo haya cambiado.
Por ahora, me toca, nos toca, luchar para cambiar esta horrible realidad.
A mí. A mi vecino. Al de otro país. A todos y a todas.
Tengo esperanzas en un futuro mejor y espero que se instale pronto y para siempre.
Algún día, conseguiremos la igualdad.

Te lo prometo, mamá.

14 comentarios:

  1. Dios mío, escribes genial. Me ha encantado este texto, es genial.

    ResponderEliminar
  2. Es precioso, aunque por suerte esas situaciones no se dan en todas las familias... Me ha encantado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, vamos progresando pero aún queda mucho...
      Me alegro muchísimo, ¡gracias por leer!

      Eliminar
  3. Este texto te hace reflexionar, pero igual que todos los textos en contra del machismo. Gracias por regalarnos este relato y espero que la situación machista en la que estamos se acabe pronto...

    ResponderEliminar
  4. Hola,
    Ha sido hermoso leer tu relato, me has puesto la piel de gallina.
    Yo espero y prometo lo mismo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayy, no sabes cuánto me alegra leer este tipo de comentarios. Gracias por pasarte, leer y comentar <3

      Eliminar
  5. No se da en todas las familias, pero, fijaros solo un día en la tv (películas, anuncios, programas de información), ¿quienes son los verdaderos protagonistas, quien informa de las noticias más importantes?, los anuncios.......sin comentarios. Ahora id al kiosko, revistas especializadas para hombres: deportes, caza, política, finanzas, pornografía... Y para las mujeres: moda, belleza, salud, labores... Ahora vamos a cualquier supermercado, ¿quien hace la compra mayoritariamente?, jornaleros que viven sin familia o mujeres.....Innumerables ejemplos cotidianos que entran en nuestra retina y que no nos percatamos de que la igualdad está lejos de conseguir y que la violencia machista no solo se basa en dar golpes a la compañera...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la sociedad nos ha hecho pensar que ciertas conductas son tan solo para un sexo y están prohibidas para el otro, he intentado poner en la redacción ejemplos de violencia machista que no sólo son golpes, sino privar el derecho a decidir, la desigualdad respecto al lenguaje...

      Eliminar
  6. Hola!!
    Me ha gustado mucho y es muy bonito, escribes muy bien.
    Un saludo .)

    ResponderEliminar